19 de enero de 2010

¿El copión acaba el examen?

Lo publica elcorreoweb.es. Aquí. El universitario, no escolar, ni estudiante de obligatorias, a quien el profesor pille copiando, podrá acabar su examen.
Hace unos años, me fui sola al comedor universitario. Para estas alturas, supongo que ya sabes que soy profesora de Periodismo en la UPV-EHU. En la mesa coincidí con 8 niñas, estudiantes de Ciencias. Debatían sobre lo que es copiar, lo que significaba para ellas y cómo debían comportarse tanto los compañeros como los profesores. De las ocho, salían otras tantas opiniones distintas. Un medio que hubiera querido debatir no habría asacado tantas opciones y tan argumentadas.
1-Copiar es una canallada para quienes estudiamos. No debemos ser cómplices.
2-Bueno, copiar es una forma de picaresca. Tiene su arte.
3-El profesor debe vigilar que nadie copie, porque consentirlo es una muestra de debilidad y una injusticia manifiesta.
4-Si un estudiante ve que alguien copia, no debe colaborar con él. Tampoco es cosa de que se chive, pero debe callarse.
5-Pues si un estudainte ve que alguien está copiando, debe decírselo al profesor, porque es un canalla que puede llegar a obtener una nota que no merece.
6-Si el profesor le pilla, debe hacerlo público, porque la transparencia en el modo de evaluación pasa por delatar a quienes lo incumplen.
7-No, el profesor debe actuar con prudencia. Recriminarle, y dejarle que acabe el examen.
y 8-Si el profesor ha visto en el minuto uno que estaba copiando, no debe esperar a que finalice el examen para delatar al estudiante. Y comunicarle que lo ha pillado lo antes posible.

Me encantó el debate.
Pero, aunque el plagio es un tema recurrente entre profesores de universidad, nunca he sabido si lo gestinaba bien.
Publicar un comentario