17 de enero de 2010

Las palabra precisa, inequívoca, es definitiva

«Yo también he aprendido que es necesario utilizar las palabras con la mayor precisión posible para que adquieran valor. […] porque nada es más difícil que expresarnos de manera inequívoca, sobre todo si sabemos que nuestras palabras son definitivas…».

MÁRAI, Sándor. La amante de Bolzano. Barcelona, Salamandra, 2005, p. 167
Publicar un comentario