19 de mayo de 2013

Réquiem por una licenciatura

Desde que me licencié en Periodismo hace 30 años hasta mucho después, no se produjeron cambios en los planes de estudios. De hecho, cuando al de una década de acabar los estudios volví a la universidad, esta vez a subirme a la tarima como profesora, la asignatura que me asignaron era idéntica a una que yo había cursado el mismo año. En cuarto, los caminos se bifurcaban: Periodismo o Publicidad.
Era profesora cuando se implantaron los nuevos planes, que reducían los 5 años a 4 y establecían la docencia por cuatrimestres en lugar de cursos enteros. El 'plan nuevo' lo llamamos. No nos cabía nada. La carga horaria era tal, que los alumnos se movilizaron y lograron reducirla, más. El 'plan nuevo' pasó a llamarse 'renove'.
En 2010, arrancó un nuevo plan, el adecuado a Bolonia. Acabará de implantarse por completo este curso que entra de 2013/14. A la vez, el 2012/13 hemos impartido el último de la Licenciatura de Periodismo.
La asignatura de Periodismo Especializado —la mía— estaba ubicada en el segundo cuatrimestre de cuarto curso. El grupo 1, horario de mañana en castellano, la recibía el viernes: De 11 a 11:50, la teoría; de 12 a 13:50, la práctica de una de las subdivisiones del grupo. Este 17 de mayo de 2013, último día de clase del calendario escolar, en el aula 0 y cuando faltaban 5 minutos para el mediodía, con 56 estudiantes como testigos y sin presencia de autoridades académicas, la licenciatura de Periodismo de la UPV-EHU pasó a mejor vida.

 Este fue su réquiem:


Dos horas después, en la sala Mulmedia 7, frente a un Mac, la última alumna en recibir la clase práctica fue Carolina Llorente.
-Has sido la última, Carolina.
Su respuesta queda entre nosotras, porque para entonces sus compañeros habían abandonado la sala.
Publicar un comentario