11 de octubre de 2009

¿Qué pena merecen quienes matan amparados en la pena de muerte?

El País publica hoy una declaración estremecedora de un condenado a muerte en EE UU.

Copio la entradilla:
"Yo, Romell Broom, preso en el corredor de la muerte de Lucasville (Ohio), fui llevado a mi ejecución por inyección letal el pasado 15 de septiembre. Tras sufrir 18 pinchazos fallidos a lo largo de tres horas, la ejecución fue suspendida. Ésta es mi declaración jurada de aquellos hechos".

Aquí el texto completo.
Publicar un comentario