15 de mayo de 2015

De los buzones a las urnas

Resulta que las mujeres también votamos. En las elecciones que se celebrarán el 24 de mayo, 34.634.572 personas de nacionalidad española podrán ejercer su derecho a elegir una papeleta. Hay una tendencia a creer que el porcentaje de mujeres y hombres viene a ser igual, o muy parecido. Pero ellas constituyen el 51,6% del censo frente al 48,4% de ellos. Esto es, una diferencia de casi tres puntos. Dicho así, podría considerarse casi una minucia, pero traducido en votos son más de un millón cien mil papeletas. Todas ellas en mano de mujer. Ese millón y pico es el equivalente, por ejemplo, a la totalidad de chicas de 25 a 29 años. O al número de mujeres de 65 a 69 años.
Las estadísticas del censo dan datos como mínimo curiosos. Sabe usted que las franjas de edad van de cinco en cinco años. Pues bien, los hombres son mayoría en buena parte de ellas. En concreto, hay más votantes hombres hasta los 54 años. A partir de ahí, ellas suman y suman, hasta el punto de que el colectivo de las personas de 85 años o más es abrumadoramente femenino: Medio millón más de ancianas que de viejecitos. Dicho de otra forma, solamente una de cada tres personas mayores es varón.
Con datos así, es sorprendente el poco interés que tienen los problemas de las mujeres para quienes ejercen la política y aspiran a ocupar una concejalía o a presidir los plenos municipales. Seguir leyendo.
Publicar un comentario