21 de septiembre de 2014

Mentes femeninas

Te propongo practicar un periodismo a ciegas. Yo te escribo el pie de foto y tú imaginas la escena.
"Cerca de 200 accionistas participaron en la asamblea".
Accionista es una palabra de género común, es decir, se refiere a ambos géneros, masculino y femenino. Confiesa, has imaginado a 200 accionistas, pero hombres. Sin embargo, fíjate qué diferente si el pie de foto te lo hubieran leído: "Cerca de doscientAs accionistas participaron…".
 "Rodríguez y Fernández son pianistas de elite".
¿Qué has imaginado? ¿Un hombre y una mujer? ¿Dos hombres? ¿Dos mujeres? Si tú has puesto sexo a esos nombres, ha sido sobre tus referentes.
Si nos planteáramos elaborar listados de profesionales de distintas disciplinas, dependiendo del área, incluiríamos una docena de hombres antes de pensar en una mujer. Es más, en ciertas tareas, nos costaría encontrar actoras. Esa es una de las razones por las cuales, cuando vemos los programas de conferenciantes en ciertos eventos, los ponentes son en su mayoría, cuando no en su totalidad, hombres. Contar con mujeres indica una vocación de igualdad y cuesta un esfuerzo, porque la inercia tiende a la repetición. Pero quienes cultivamos ese anhelo de igualdad entre los seres humanos, somos personas dispuestas a dedicar un tiempo a buscar entre las minorías o entre quienes participan del conocimiento, pero no del reconocimiento.
Publicar un comentario