4 de abril de 2013

Mariló Montero, hundida hasta la cintura


Lo que una espera de un medio de comunicación es que le sorprenda constantemente, pero por sus contenidos novedosos, distintos, desconocidos y tratados con rigor y profesionalidad.
Lo que no se espera es que dos profesionales de la televisión (cámara y reportera) incurran en imprudencias. Bueno, puede estar justificado que se pongan en situación de riesgo, pero solamente cuando la información que desean obtener lo merezca. En ese caso, además, deberían pensárselo un poco, porque no hay información que merezca poner en riesgo la vida.
Lo que empieza  a ser preocupante es que lo hagan por lograr una imagen vistosa: la crecida del Pisuerga a su paso por Valladolid, en la imagen.
Los miembros de Protección Civil llamaron la atención de los reporteros y de la propia Mariló Montero, para cuyo programa de TVE iba destinada la información. "Este es un ejemplo de lo que recomendamos ¡NO HACER! | @rtve #periodismo pic.twitter.com/etVbDKtPJd".

 Las redacciones son colectivos en los que se piensa, o debería pensarse. Lo menos que se puede exigir a una televisión pública es que utilice la cabeza a la hora de informar y de enfocar.
Otra cosa que debiera hacernos pensar es por qué esos dos reporteros consideran que su cuerpo inundado hasta la cintura es la herramienta para medir la crecida de un río.

La noticia entera la puedes leer aquí.
Publicar un comentario