2 de noviembre de 2011

Enterramientos impíos

Este lunes pasado, Isabel Ibáñez publicaba un magnífico reportaje sobre muertos y enterramientos en las páginas de 'V', de los diarios del grupo Vocento. Escribe:

"Como Marisa González Polo, la única mujer del libro -en España hay una docena- que se gana el pan enterrando cuerpos. En el cementerio municipal de Cáceres, desde hace siete años: «Con los niños lo llevo muy mal, sobre todo con los neonatos» -los sepulta en una fosa común-. «Digo yo... cómo puede ser que después de casi nueve meses en la barriga, los fetos que no llegan a término vienen al cementerio solicos, como perrillos. Es una lástima. No viene ni siquiera un cura a darle un puñetero sermón».
Y entonces me da por pensar cómo es posible que la iglesia católica permita esos enterramientos sin rito alguno y a la vez considere el aborto un asesinato de un ser con alma.


 En la foto, de Jesús Pozo, Marisa González Polo. Puedes leer aquí el reportaje completo.
Publicar un comentario