11 de octubre de 2010

Frivolizar con el maltrato


No sé qué televisión era, ni qué programa, porque lo vi en un espacio de zapeo: Juan Imedio en el plató, ante una señora de edad: "A esta mujer su marido no le permitió que se depilara ni las piernas ni el bigote en más de 30 años". Y sigue: "Yo sé qué es eso, porque llevo mucho más tiempo sin depilarme". Y se levanta la pernera.
Es frívolo, porque el hecho de que un marido prohíba a su mujer hacer algo, ya sea estudiar ingeniería, trabajar por las tardes, visitar a sus amigas o depilarse, es maltrato. Y no es para tomárselo a broma.
Publicar un comentario