14 de junio de 2013

La campaña de tráfico del Gobierno vasco atropella a las mujeres

Comencemos por ver el anuncio que publicarán en prensa:
El de televisión:
Para estas alturas, no es necesario que indique que se trata de la última campaña contra los accidentes en carretera del Departamento de Seguridad del Gobierno vasco. También han preparado 5 cuñas de radio. Las puedes escuchar aquí. Conviene que lo hagas.

La primera de ellas es el relato con palabras del anuncio televisivo, con una voz profunda muy apropiada para ese ambiente nebuloso y húmedo del bosque. La 2 y 3 son la misma en ambiente hawaiano muy apropiado para las distancias cortas. La diferencia entre ellas es que la 2 está dirigida a conductores y la 3 a conductoras. Hasta el momento de dar con la 4 y la 5 podríamos haber restado importancia al hecho de que todos los textos salvo esa tercera cuña están enunciados en masculino y, además, con voces de hombre. Tanto en el cartel de prensa como en el vídeo aparecen solo hombres, como si las mujeres no condujeran, ni fueran ciclistas o peatonas.

Las dos últimas son un desatino total. En la 4, una mujer plantea el uso del chaleco reflectante como si estuviera en una pasarela de moda. Hummm, qué femenino. En la 5, como si fuera un combate de boxeo. Hummm, qué varonil.

Es urgente, las administraciones públicas deben reforzar la formación en género de quienes toman decisiones. Es de todo punto inaceptable que un organismo público dé por buena una campaña en la que se apela al boxeo para llegar a los hombres y se plantea el uso del chaleco reflectante como una prenda hipermegafashion y se hace además con la única voz de mujer que toda la campaña.

A veces, tengo la sospecha de que nuestros adminitrantes reflexionan poco y, además, con malos resultados. En el propio Gobierno, tienen un Instituto de la Mujer, Emakunde, que bien podía haberles hecho una lectura crítica para evitar que tiraran piedras contra el esfuerzo de este organismo por la igualdad entre los sexos. No es campaña tan burda como para que se retire, pero sí para que alguien piense y, después, tome la decisión de que no debe volver a repetirse.
Publicar un comentario