21 de junio de 2013

Bienvenido, verano

En este mismo instante, a las 7:04, llega el verano. Esta estación, que es la más larga del año desde hace algunos siglos, durará 93 días y 15 horas, y terminará el 22 de septiembre con el comienzo del otoño. Durante estas semanas, los cielos matutinos estarán dominados por Marte y Júpiter, que alcanzarán su mayor proximidad, de un solo grado, el 22 de julio. Venus y Saturno dominarán la primera parte de la noche y el 20 de septiembre estarán a una distancia mínima relativa de unos 4 grados. La lluvia de estrellas de las Perseidas sucederá hacia el 12 de agosto. La Luna, cercana al cuarto creciente, le será favorable para la observación.
El inicio de las estaciones viene dado, por convenio, por aquellos instantes en que la Tierra se encuentra en unas determinadas posiciones en su órbita alrededor del Sol. En el caso del verano, esta posición se da en el punto de la eclíptica en el que el Sol alcanza su posición más boreal. El día que esto sucede, el Sol alcanza su máxima declinación norte (+23º 27') y durante varios días su altura máxima al mediodía no cambia; a esta circunstancia se la llama también solsticio ("sol quieto") de verano. En este instante en el hemisferio sur se inicia el invierno. Toda esta información, y mucha más, la puedes encontrar en la web del Ministerio de Fomento, que es el que en España entiende de construir caminos y de estrellas.
He subrayado desde hace unos siglos porque no siempre ha sido así: “Pensar que en esta vida las cosas de ella han de durar siempre en un estado, es pensar en lo excusado; antes parece que ella anda todo en redondo, digo, a la redonda: la primavera sigue al verano; el verano al estío; el estío al otoño, y el otoño al invierno, y el invierno a la primavera, y así torna a andarse el tiempo”. Esto lo escribe Cervantes en el capítulo LIII de la segunda parte de El Quijote y, en una pirueta literaria, atribuye la cita a Cide Hamete, a quien presenta como filósofo mahomético.
O sea, que según Cervantes, las estaciones son primavera, verano, estío, otoño e invierno. Cinco. Para Vivaldi, tenemos ya cuatro estaciones. Te dejo con ellas.


Publicar un comentario