26 de noviembre de 2010

La ignorancia es nefasta, amigas

Las ideas, sobre todo las malas, parecen vistarnos de golpe. Hay algunas cosas que me gustaría no haber sabido nunca. Hace unos años, publiqué en El Correo un reportaje sobre zombis en Haití. Era tan real, tan crudo, que mi padre me dijo algo que nunca he olvidado: "Lucía, hija, no me cuentes esas cosas (quizá fue: Hija: ¿Por qué me cuentas esas cosas?"). Es decir, me dijo que prefería seguir en la ignorancia. El sábado, en la presentacion de Pikara, la payasa Virginia Imaz dejó muy claro que cuando ya se sabe de una cosa, no se puede hacer como que no. Eso mismo le sucedía a mi padre.
¿No me digais que no es un buen punto de partida?
Publicar un comentario