2 de enero de 2010

Me alegro de haberme confundido

No es que yo crea que, como actitud, la del cenizo es la mejor, pero a principios de noviembre escribí un artículo para El Correo (leer aquí) en el que, atendiendo a las estadísticas y su pertinaz frecuencia, concluía que a 31 de diciembre de 2009 habríamos contabilizado 57 ó 60 mujeres muertas por violencia de género en nuestro país. Me confundí. Han sido 54 55. Y me alegro por esas mujeres que, aun siendo maltratadas, no han sido asesinadas por ese hombre que dice amarlas.
Éste que ha acabado ha sido el año en que se han conseguido las mejores cifras, y tratándose de violencia de género, cuando hablamos de buenas cifras, hablamos de sufrimiento, pero de menos sufrimiento.
Probablemente, la razón de que las estadísticas se doblegarán y cambiaran en estos dos últimos meses de 2009 tiene que ver con el hecho de que el 25 de noviembre es el día de lucha contra la violencia hacia las mujeres. Y sabemos que el hecho de que el tema esté presente en los medios de comunicación, en nuestras conversaciones, disuade de hacerlo a quienes están pensando en matar .
Me alegro, y mucho, de haber errado en mi pronóstico, porque esas mujeres pueden seguir acariciando su sueño de dejar de ser maltratadas. De salir de esa pesadilla.
Publicar un comentario