17 de agosto de 2009

Adiós

Pienso en esa forma de morir -solo, herido, con frío y dolor- y en quienes lo amaban y me aplasta la tristeza. Sus amigos abandonaron ayer las tareas de búsqueda de Óscar Pérez: el rescate podría saldarse con más víctimas.
Ahora me arrepiento de haber creído que podían salvarlo y pienso en los medios, en cómo nos lo han contado. ¿Creéis que debieran haber subrayado que las posibilidades de traerlo a casa con vida eran mucho menores?, ¿debían haber enfriado nuestro optimismo?
Publicar un comentario