1 de enero de 2015

Mucho espacio libre en el lavabo



Seguramente, el anuncio se os hace familiar. En Begira, observamos con detenimiento y espíritu crítico los contenidos de los medios. También la publicidad, claro. Pablo Vidal, miembro de la comisión, es experto en publicidad y género. Cuando un anuncio nos produce perplejidad, suele ser él quien aclara las razones y nos dota de argumentos. Hemos hablado mucho de mujeres patologizadas y protagonistas de anuncios dirigidos a los dos sexos. En una ocasión, publiqué en Twitter un anuncio sobre impotencia en cuya imagen aparecía una mujer, como si fuéramos las receptoras de una terapia dirigida solamente a varones.
También hemos hablado de esa estrategia comercial basada en distinguir mediante colores, y otros recursos, los productos dirigidos a niñas y niños o a mujeres y hombres. Esa mochila rosa para ellas y oscura para ellos; esa maquinilla para que ellas se depilen y esa otra para que ellos se afeiten... La rosa mucho más cara, sin duda.
El anuncio de Casillas me gusta porque dice algo muy cierto: que no se necesita tener 204 frascos de cosméticos para sentirse bien, que vale con unos pocos, poquísimos productos bien elegidos, y además que puden ser baratos. Te dejo con un artículo de Alberto Sicilia sobre ellos. Lee aquí.
O sea, que empiezo el año haciendo espacio en el armario del lavabo.


Publicar un comentario