15 de octubre de 2010

Testosterona de más


Esta semana pasada se produjeron incidentes en algunas escuelas alemanas de enseñanza media. La preocupación surgía porque adolescentes de distintos orígenes se habían dirigido a sus compañeros alemanes con insultos como 'nazi de mierda' y lindezas del tipo.

Lo está contando la corresponsal en Alemania de una radio y justifica que en unas aulas a rebosar de testosterona es fácil que salte la chispa. Ya está hecho. Como son jóvenes, les sobra testosterona y eso justifica la violencia.
Si seguimos pensando que la violencia masculina tiene su origen en la testosterona, esto es, en una cuestión biológica, tendremos que resignarnos a que no tiene solución. Solo si pensamos que es una cuestión cultural y de formación, podremos atajarla.
Publicar un comentario