26 de marzo de 2017

Ha muerto Paloma Gómez Borrero


Era 2011. Nos disponíamos a celebrar una nueva edición de la Escuela de Periodismo Juantxu Rodríguez en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. En el palacio de la Magdalena, en Santander.
La idea de llamar a Paloma Gómez Borrero fue de Marta Molina, que en aquel tiempo era la jefa de prensa de la FAPE. Marta hizo durante años un gran equipo conmigo para organizar los contenidos de la Escuela. Yo la dirigía. Sin Marta, habría sido más difícil.
Como se ve en la foto, Paloma Gómez Borrero nos acompaña en el vestíbulo del Palacio de la Magdalena. Georgina Cisquella, a su derecha. En la silla de ruedas, nuestro Enrique Meneses, y flanqueándolo, Marta y yo. La otra mujer, una amiga de Paloma.
Disfrutamos mucho y aprendimos mucho más.
Paloma Gómez Borrero era tan conocidad de sus años en el Vaticano, que cada vez que salía pasaba algo. Llegó a Santander acompañada de una amiga y por la tarde salieron a pasear por la ciudad. Unos marineros que volvían en su pesquero, la saludaron y le regalaron una lubina. Paloma, a pesar de que tenía que volar a Italia, donde vivía, la aceptó. Al llegar al Palacio, se fue directamente a la cocina y pidió que se la conservaran en el frigrorífico. Al día siguiente tenía que pasar los controles de seguridad y embarcar en dos aviones. Me consta que la lubina llegó a Roma.
Aproveché para pedirle que me dedicara un lirbo de cocina italiana que publicó en Alianza en 1989 y que yo había usado mucho.



Luego alguien me dijo que no cocinaba ella, sino su esposo. Nunca tomamos ese plato de espagueti.








Publicar un comentario