1 de marzo de 2011

Landa y Sinobas ocupan la sobremesa de ETB

Entre amigos

Desde que llegó el relevo en la dirección, el programa de sobremesa de ETB-2 iba renqueante. Antes, 'Pásalo' se había ganado, de la mano de Iñaki López y Adela González, una cierta estabilidad, toda la que permite la televisión. Después de seis temporadas, los sustituyó un espacio dirigido y presentado por Antxon Urrosolo, que no llegó a cuajar. Quizá porque la tele de hoy no está para afectos, esos que antes le proporcionaban éxitos a Urrosolo. Con algunos cambios y dando bandazos, se estiró hasta ahora.
Ayer le tomó el relevo un programa, 'Ni más ni menos', que presentan Klaudio Landa y Arantza Sinobas. Él viene más sereno en esta etapa, de modo que quizá no se la meriende, como acostumbraba hace unos años con quien quiera que le tocara en la copresentación. Ya se verá por dónde discurre el nuevo espacio y si las audiencias los acompañan, pero el formato tampoco es nuevo: un poco de calle, de ver qué pasa en Libia, y un mucho de plató.
Ayer, para inaugurar, llevaron a los estudios a Iñaki Azkuna, alcalde de Bilbao. Lo sentaron frente a Landa que le hizo una entrevista complaciente, como si tuviera algo que agradecerle. Quizá que accediera a ir al estudio antes del comienzo de la campaña electoral. Ambos se tuteaban, como amigos que han cabalgado mucho juntos. El periodista sacó temas muy alcanforados: el reconocimiento a la transparencia del Ayuntamiento bilbaíno, el cáncer de próstata, la apertura de Opencor. El alcalde, por su parte, dejó claro que en ocasión anterior le había regalado una corbata.
Antes, habían recibido a Maite Esparza, que copresentaba la tarde con Sinobas hasta la semana pasada. La despidieron como amiga, anunció que viajaría a Japón (¿Desde cuándo son noticia las vacaciones de presentadores?) y la obsequiaron con un ramo de flores. Ella, por corresponder, les regaló botellita de cava.
Todo entre amigos. El problema es que se necesitan muchísimos amigos para hacer un espacio diario de dos horas de duración semana tras semana.
 
Publicado en El Correo, 1/3/2011.
Publicar un comentario